Hoy es Halloween. Una fiesta de EEUU que trajeron a España con un único fin: ganar dinero. Entre disfraces, fiestas en discotecas y pubs, chucherías… Y hay dos cosas que no debes hacer para no perder amigos este día: hacer aparecer un fantasma de Pepper (pimiento en inglés) y dar a comer un pimiento fantasma. Aparentemente, no tienen nada que ver, sin contar que son las mismas palabras ordenadas de dos formas. Pero sí que tienen algo que ver: hacer al menos una de las dos cosas te galardonará con el título de “Cabrón del Año”. Si crees que te mereces ese diploma sigue leyendo.

Empecemos con el pimiento fantasma. Creo que os podéis imaginar lo que tiene que picar el chilli ese como para recibir ese nombre. Pero si no, os voy a enseñar lo que ocurre con imágenes.

Este es Alex, y va a comerse uno. El pimiento es pequeñín pero Alex le da un mordisco sólo para ser prudente.

 screenshot_2016-10-14-18-48-25

Tras pasar unos pocos segundos, Alex siente picor en la boca que le hace cerrar mucho los ojos. Como su vídeo fue tan épico, Discovery Channel lo incluyó en uno de sus programas y pegó el sello de “Advertencia: No intentes hacer esto en casa”.  

screenshot_2016-10-14-18-48-56 

Pero no sólo siente picor, también tiene mucho calor que le provoca ansias ganas de hacer un striptease delante de la cámara.

screenshot_2016-10-14-18-51-03 

Y su sensación de estar en una Hoguera de San Juan es tan grande que le provoca taquicardia y vómitos (no pienso poner foto de los vómitos).

screenshot_2016-10-14-18-51-37 

¿Explicación? Todo lo picante contiene una sustancia llamada capsaicina. Y el señor Wilbur Scoville (1865-1942) inventó la Escala Scoville. Hizo comer a un comité de examinadores una disolución con extracto de varios chiles en agua azucarada. El número de Unidades Scoville dice cuántas veces se ha diluido el extracto hasta que sea indetectable para el ser humano. Por eso, cuanto mayor sea ese número, más pica el condenado. Esta imagen muestra algunos chiles comparándolos.

 screenshot_2016-10-14-18-50-13

El tabasco tiene 2500; el jalapeño, 8000; y el pimiento fantasma, 1000000 (seis ceros).

El pimiento fantasma NO es el más picante de los que se han descubierto. Pero picar, sí que pica un rato. Nuestros sensores de temperatura (termorreceptores) de la boca envían al cerebro una señal que él reconoce como ¡¡¡DOLOR, RETIRADAAAA!!!  

¿Solución? Agua, ante todo, por supuestísimo que no. La capsaicina tiene una cola apolar y no hay quien la mezcle con agua, de hecho, es extendida por ésta. “Si pica, no bebas agua. Gobierno de España”. Sin embargo, leche, queso, yogur o pan son válidos. Tienen caseína que disuelven la capsaicina.

Pero si a ti te gustaría comer pimientos picantes sin que piquen, puedes sumergirlos en leche durante media hora (por poner una cifra) y perderán su sensación desagradable.

Lee el siguiente post para conocer al Fantasma de Pepper.

*Las imágenes son capturas de pantalla del vídeo “Hottest Chilli in the World – Ghost Chilli Challenge – You Have Been Warned” que pertenecen al canal Discovery TV, el cual extrajo las imágenes de un vídeo subido por AyyOnline.

*La imagen destacada la creó Google para conmemorar el 151º aniversario del nacimiento de Wilbur Scoville.