Hoy es 24 de noviembre de 2016, lo que en Estado Unidos significa que es el Día de Acción de Gracias. Alejándonos de la causa por la que celebran esto, vamos a explicar algo importante. Ya que comer pavo es lo típico este día, vamos a explicar cómo no hay que cocinar un pavo y por qué.

A la Comisión de Protección al Consumidor de EEUU por fin se le ha ocurrido grabar un vídeo en el que demuestra el peligro de meter un pavo congelado en una olla con aceite hirviendo. ¡¿Pero estamos locos?! ¡¿Recién sacado del congelador?! Muchos os preguntaréis qué problema hay. Ah jajá, no sabéis la explicación científica.

¿Qué podría ocurrir? Fuente: CGTN.

Después de verlo, se podría decir: “This house’s on fire and your defense is terrified!!!! Nanananana…” Pero, ¿por qué se ha liado una gorda? La explicación es termodinámica.

Un pavo congelado significa que un pavo tiene una capa de hielo y está a una temperatura en Celsius bajo 0º. Aceite hirviendo significa que está a una temperatura de 160ºC, si es de girasol, que es lo más probable porque la oliva es demasiado finolis para los estadounidenses. ¡¡Y el agua hierve a 100ºC!! Nada bueno puede salir de ahí. A veces, si una diferencia de temperatura es muy alta un sólido puede pasar a gas saltándose el líquido. Lo que en fisicaquímica llaman sublimación. El vapor de agua es más ligero que el aceite hirviendo, por lo tanto al sublimar el hielo, las gotas suben empujando en su trayecto a gotas de aceite. ¿Y qué se necesita para tener una combustión?

 

triangulo-del-fuego

Triángulo del fuego, sin uno de ellos no hay fuego. Fuente: blog de “Ciencialoca-polimeros”.

RECORDAD ESTO: los aceites de todo tipo (diesel, gasolina sin plomo, aceite de oliva, etc.) tienen mucha energía, por lo que son altamente inflamables.

CONCLUSEJO: saca una hora antes de cocinarlo el pavo del congelador para que se derrita el hielo, con agua la reacción no es tan agresiva.

*La imagen destacada es una captura de pantalla del vídeo “Why you shouldn’t deep fry a wet turkey”.