Hoy es un día especial. Hoy es 20 de diciembre. A cinco días de Navidad y once de Nochevieja, hoy es 20 de diciembre. Pero, ¿qué tiene de especial? Que hoy se celebra el Día Mundial del Escepticismo y Contra el Avance de las Pseudociencias.

Y me apetece contar la historia de James Randi, el hombre que puso a más de una persona el sello de “Mentiroso atrapado”. James Randi era un mago de los años 50. Lo llamaban “The Amazing Randi”. Pero tiene una cualidad que lo distingue de otros magos: es escéptico y odia que la gente diga tener poderes paranormales. Muchos se quejarán de qué diferencia hay entre ser un mago y ser un embaucador si ninguno de los dos revela su secreto. Pues sencillamente que el mago no jura tener poderes y todo lo hace por puro entretenimiento del público y el embaucador jura tener poderes sobrenaturales y a veces se aprovecha de la ignorancia. James Randi no es un Mago Enmascarado, es más bien un Cazador de Mitos.

Randi_speaking.png

Cuando James Randi pasa por delante de un charlatán, al charlatán le sangra la nariz. Fuente: doubtfulnews.com

Entre los logros de James Randi cerrando bocas, como bien dice el título del post, está el de desenmascarar a Uri Geller, a Peter Popoff y a Jacques Benveniste.

La historia de Uri Geller es bastante simple: Geller decía que podía doblar cucharas con poderes psíquicos. Randi retó a Geller en un programa de televisión en directo. Geller sólo puede doblar las cucharas que le den, no las suyas. Geller dijo que fue presionado y no pudo sacar sus poderes. Además también decía poder adivinar qué había dibujado en sobres. Geller y Randi siguen muy enfrentados desde hace décadas y el psíquico le demandó más de una vez. Quizás os suene más el nombre de Uri Geller a los millenials viendo está imagen.

reloj-puerta-del-sol-madrid1

Uri Geller prometía hace unos pocos años detener el reloj de la Puerta del Sol de Madrid un día antes de Nochevieja, finalmente y para gracia de todos, no lo hizo: se rindió, no es que le fuera imposible (ojo, eh). Fuente: viajejet.com

El secreto de sus cucharas era un metal llamado nitinol. El nitinol es una aleación de níquel y titanio. Mandó fabricar cucharas ya deformes calentándolas a 35ºC. Cuando se ha dado la forma que se quería, se enfría y se le da otra forma. El metal tiene memoria de forma y cuando se frota con los dedos generando calor, va volviendo a su estado original (hot!!!). Geller, no tienes poderes sobrenaturales, sólo una tecnología curiosa.

nitinol

El nitinol es un material con el que dan igual tus esfuerzos por darle una forma bonita, porque cuando lo calientas vuelve a su estado original. Fuente: blog de “marinayelena”.

Peter Popoff era un telepredicador y curandero mediante fe. Es de esos que dicen con un micrófono “¡¡Abandona el cuerpo!!” y la gente se lo cree. Randi quiso descubrir el pastelón y asistió a las reuniones de Popoff (hay que ver que apellido…) Con la ayuda de alguien que no conoceréis (y yo tampoco), Alexander Jason usando un receptor escáner de frecuencias, pillaron la onda de Popoff que era 39,17 megahercios. Es decir, el embaucador usaba un auricular inalámbrico por el que su mujer le chivaba a esa frecuencia que he dicho, toda la vida y problemas de algunos de los espectadores. Previamente unos compinches se habían dedicado a preguntar a la gente a qué venía para que le curaran y se lo dieron a la señora Popoff.

peter

Peter y sus creyentes en una reunión. Fuente: alchetron.com

Jacques Beneviste era otro al que pillaron por mentiroso. Decía que las moléculas de un soluto dejan huella en el disolvente y que cuando no queda nada de nada se mantiene el efecto que produce en la disolución. En pocas palabras, la homeopatía, de la que ya hablaré otro día.

Pero lo que mola de este hombre, (Randi digo), a parte de su barba, es su “Fundación Educativa James Randi”. Ofrece un millón de dólares al que tenga los eggs de decir que tiene poderes y ser estudiado con las Randi Rules. Si lo consigue, se lleva el pastón. Si no, uno más a la lista de fraudes. ¿Alguien tiene ese millón?

La respuesta es no, pero se podría haber tenido. James Randi propuso que alguien adivinara a qué palabra correspondían los siguiente números: 0679 4388 66/27 5-14. La respuesta es una palabra de un diccionario cuyo ISBN son los primeros dígitos del código dado y en la página 275, concretamente en la línea 14 empezando por abajo (nótese el signo negativo), estaba la palabra “CD”. Randi le fue a dar el millón de dólares pero Blazer (el chico que lo clavó) lo rechazó porque quiere que el esfuerzo de Randi por encontrar un fenómeno paranormal siga: apoya su fundación.

JREF11milliondollarcheck2.indd

Iba totalmente en serio, este es el cheque que iba a darle James Randi a Blazer. Fuente: elprofedefisica.naukas.com

Randi, te saludo. Esperemos que se frene el avance de los estafadores y que quizás algún día alguien se lleve ese dinero que prometes. Entonces, habrá algo nuevo que estudiar en el CERN.

Pasad un buen día todos.

*La imagen destacada la he extraído de Pinterest, es James Randi y ha sido modificada por mí.