Si sois supersticiosos no os gustaría que empezara el año sin llevar bragas o calzones rojos, no comer las uvas o peor, que suenen 13 campanadas. A mí nunca me ha gustado que me digan qué tengo que hacer para “tener buena suerte” y hacer tantas boberías el último día del año, además que me atraganto con las uvas. Si no sois supersticiosos, como yo, oír trece campanadas os haría gracia y os haría plantearos cómo sería posible oírlas. Pues en el vídeo que comento hoy, que descubrí hace un siglo, un chico de la BBC hace una fascinante demostración.

Empecemos. Está en Londres y propone en un bar a unos desconocidos un reto sin apostar dinero (típico de allí lo de apostar): “creo que puedo hacer que el Big Ben toque trece campanadas y nunca antes he hecho esto”. Una persona piensa en recoger el sonido y luego “escupirlo” como si fuera una pokebola. Entonces, el chico dice que uno de ellos se irá cerca del Big Ben y el resto a x metros de allí. ¿Cuánto? Pues a 1360 metros.

screenshot_2016-10-09-14-44-17

Uno de los ingleses proponiendo lanzar una pokebola de campanadas (o casi parece un kamehameha).

Se comunican con walkie-talkies y esperan a que sean las 12 de medianoche. Empiezan a oír los que están alejados desde el walkie-talkie la campanada 1, la 2, la 3… la 10, la 11 y la 12.

screenshot_2016-10-09-14-41-37

Greg Foot (el desafiador) consigue llegar a la duodécima campanada sin que se corte la transmisión.

En ese momento, Greg apaga el aparato, esperan cuatro segundos y… ¡suena la campanada trece! ¡Bravo! ¡Bravo!

screenshot_2016-10-09-14-42-12

“¡¡¡Os dije que eran trece, pero no viernes!!!”

Mu’ bien. ¿Cómo es posible? Sencillamente, las distintas velocidades según el tipo de onda. A través del aire, el sonido viaja a 340m/s. Y por el walkie-talkie viaja a 300.000km/s. Os suena éste último, ¿verdad? Es la velocidad de la luz. Los walkie-talkie funcionan con ondas de radio que son parte del espectro de ondas electromagnéticas y todas ellas viajan a la velocidad de la luz. Escucharlo con ondas de radio es como estar justo donde está el hombre que envía el sonido: en directo. Y es mucho más rápido que la velocidad del sonido por el aire que son ondas mecánicas.

Entonces, ¿de dónde sale la decimotercera campanada? Es en realidad la duodécima, que llega con un poco de retardo por el aire. Por eso, si viaja a 340m/s y tarda 4s, deben de ponerse en cualquier punto a 1360m a la redonda del Big Ben.

Aunque obviamente tiene truco y no hay realmente trece campanadas, es sorprendente escuchar trece tonos.     

Bueno, si te ha gustado, hazlo tú mismo desde la Puerta del Sol de Madrid con algún amigo y a 1360 metros de ésta el día 31 de diciembre. 

Un saludo y… ¡feliz Navidad! 

Aquí el vídeo entero:

*Todas las imágenes son capturas de pantalla del vídeo “How to make Big Ben strike thirteen? – Secrets of the Universe – BBC Three. que pertenece al canal BBC.