*El anterior post se trataba de un trabajo para clase de Cultura Científica. Quizás echasteis en falta la ausencia de mi humor y estilo habitual.

Hace poco me fui de viaje a Londres. Una ciudad enorme con una red de metros brutal (hablaré de ello otro día). Pero hubo algo que no me gustó: pedir un adaptador de enchufe a un compañero de habitación todas las mañanas antes de irnos para cargar la batería de mi móvil, la cual flojea y en un día se agota. Y encima, se acaba al llegar al 40%, con un poco de suerte al 20%. Este post lo dedico a los enchufes y lo que debéis saber si vais de viaje por el mundo para cargar el móvil.

Si vivís en España, os podéis acercar a un enchufe (no tanto, no os vayáis freír la nariz) y observar dos agujeritos. Uno es el positivo (o fase) y otro es el negativo (o neutro). Por dentro de la pared hay cables corrugados con tres cables en su interior, es decir, usamos un sistema trifásico. El tercero se llama “tierra” que va hasta una pica que se hunde muchos metros por debajo del suelo. De enchufes nos podemos encontrar dos tipos, al menos en mi casa. Mirad estas dos fotos:

ENCHUFE CON TIERRA

ENCHUFE SIN TIERRA

Los que tienen toma de tierra en los enchufes son del tipo F y son los que se encuentran en gran parte de Europa. Los que no, son del tipo C, y estaban presentes en las antiguas casas españolas. Una vez más, los españoles llegamos tarde. Que en mi casa haya de los dos tipos, se debe al tipo de electrodoméstico que necesita más potencia (lavadora, horno, lavavajillas, nevera) que obligan a los constructores a tener las lengüetas de tierra en los enchufes de la zona de cocina y galería. Pero la foto del que he tomado con estas lengüetas no está en la cocina ni en la galería; hay al menos un enchufe de este tipo en cada habitación para poder conectar una aspiradora que consume más potencia que un televisor, una lámpara o una radio. Pero obviamente no pasa nada si la conectas a un enchufe que no tenga las lengüetas (porque el cable no es infinitamente largo). Mi profesora de Tecnología dice que el constructor pudo haber elegido como le dio la gana los enchufes.

Pero en Reino Unido la cosa cambia. Para empezar, las clavijas de fase y neutro no son redondas por lo que no se puede encajar un enchufe español. Y no hay dos bornes (salientes) sino tres. El de en medio es el de tierra. El cable de tierra sirve para que cuando haya una derivación (la corriente te pueda pasar), no te electrocutes. Como el cable de tierra ofrece menor resistencia para llegar a la tierra, la corriente eléctrica prefiere pasar por ahí y a ti solo te dará un susto. Pero con lo protegidos que están los enchufes en este país, dudo mucho que a alguien le pase alguna desventura con un enchufe. Los otros tres países europeos con el mismo tipo de enchufe son Irlanda, Malta y Chipre.

Uk_13a_double_socket

Enchufes de Reino Unido de tres clavijas (en el albergue en el que estuve también tenían interruptores, no sé por qué los hacen). Fuente: “unmakingthings.rca.ac.uk”.

El año pasado estuve en Lucerna, Suiza, de intercambio. Allí los enchufes también eran de tres clavijas, pero, oh surprise, se podía conectar el cargador del móvil y funcionar. Dos bornes para tres agujeros es fácil: los metes y dejas libre el de tierra.

WhatsApp Image 2017-06-28 at 10.50.10 (2)

Enchufe suizo de tres clavijas. Fuente: mi amigo Vincent. 

Pero tiempo después vinieron ellos a España y no les fue igual de bien que a nosotros. Tres bornes para dos agujeros… habrían perforado las paredes de nuestras casas. Es curioso como nosotros podemos cargar un móvil de España en un enchufe suizo sin adaptador, pero ellos NO pueden cargar un móvil de Suiza en un enchufe español sin adaptador.

Otros países europeos donde podréis cargar vuestros móviles sin adaptador son (si sois de España): Italia, Portugal, Polonia, Francia, Suecia y más.

Ahora alguien piensa: “Oye, yo me quiero ir a Cuba a probar suerte con algun@ y me han dicho que la frecuencia y voltaje son distintos. ¿Qué hago? ¿Me quedo en mi país?” No, por supuesto que no. Es una oportunidad de mojar que no puedes perder. Un adaptador por las distintas clavijas es fácil de llevarse. Por ejemplo, este:

Adaptador que podéis comprar en bazares en España (hay muchos modelos). Fuente: mi móvil.

De hecho sirve para EEUU, Japón, China, Australia y Thailandia.

Pero, necesitáis algo más: No sólo cambian las clavijas sino que además, necesitáis un transformador. En España el voltaje y la frecuencia de corriente alterna son 220V y 50Hz. En Cuba, 110V y 60Hz. Ufff, no os preocupéis. Los hay pequeños y de tamaño no apto para viajes. Los hoteles tienen un transformador en las habitaciones así que no hay problema. Eso sí, el adaptador llévatelo tú. Además, los aparatos tienen una pegatina que indica qué voltaje admiten. Algunos ordenadores, por ejemplo, tienen un rango de 110-220V de input y por lo tanto no necesitan otro transformador. Otros adaptadores ya tienen el puerto de salida con las clavijas europeas tipo C o F, y no requieren adaptadores externos. Los que funcionan solo a 220V, necesitan un transformador aparte del que ya llevan, si no, veréis que flojea. Y si fuera al revés (de Cuba a España), el ordenador revienta. Por eso, JAMÁS debéis comprar videojuegos que vendan en EEUU.

Este post ha sido un resumen sobre los enchufes del mundo. Obviamente, hay muchísimos países, cada uno con su voltaje, frecuencia y tipo de enchufe y no puedo relacionarlo todo aquí. Pero si hay alguna duda a la que no os he respondido, entrad en esta web para saberlo todo antes de iros: http://www.enchufesdelmundo.com/ Yo os he contado desde mi experiencia y la de conocidos.

Si habéis entrado aquí porque os vais de viaje “Bon voyage!” y si era por curiosidad “Merci par lire”.