Hace unos días, volvía de un campamento de inmersión lingüística donde conocí increíbles irlandeses y excelentes españoles. El sitio (lo digo porque es una pasada) es El Retiro de Don Quijote, en Villanueva de los Infantes (Ciudad Real) a cargo de Interway Idiomas.

Allí hice actividades muy entretenidas para aprender inglés como un “Cluedo”, un “Furor” y un “I bet you”. También estuvo muy bien un experimento imaginario que hicimos en grupos, y del que después hicimos una puesta en común.

Supongamos que estás en un globo aerostático y llevas contigo a 17 bebés que se convertirán en famosos (no coinciden en épocas). El globo pierde altura y lo único que puedes hacer para contrarrestarlo es tirando a 7 de esos bebés. ¿A quién tirarías?

Esto os sonará con variantes como la de un barco o con perfiles desconocidos, PERO NO FAMOSOS. Este experimento, tal y como lo hicimos, es mejor no contarlo en una web pública porque algunos de esos personajes todavía viven o murieron hace poco tiempo. Por lo que es mejor mantenerlo en el ámbito privado. No obstante, os contaré quién había de ya muertos y quién de vivos sin mencionarlos explícitamente.

Miguel de Cervantes, William Shakespeare, Nelson Mandela, Madre Teresa, Michael Collins, Gandhi, Steve Jobs, Thomas Edison, Leonardo Da Vinci, Albert Einstein, Walt Disney, Charles Darwin, una escritora de novelas juvenil, un luchador de combate, un exfutbolista, un tenista y un director de cine.

Sí, esos últimos todavía viven, y mejor no meterse en líos deseándoles la muerte.

Había algunos que claramente debían quedarse, y otros que, sin duda, todos los del grupo mandaríamos fuera del globo. Con algunos hubo debate que se solucionaron pronto, tirándolos al vacío. Pero hubo un personaje que no estuvo muy claro. ¿Podéis intuirlo? Pensadlo un momento antes de seguir leyendo. ¿Quién provocó más debate?

 

 

Charles Darwin. Es duro oír a siglo XXI que Darwin estaba completamente loco y que debería morir. Obviamente quienes dicen eso, creen en el Creacionismo (la mujer entera nació de un solo hueso de hombre, ¡¡¡¡generación de materia!!!!) Y no estoy criticando a un colectivo, pero los que opinaron en tirar al pobre Charles eran algunos irlandeses, que son católicos. España también es un país católico, y estoy seguro de que hay españoles que creen lo mismo. Pero nadie de los que estaban en la misma sala que yo realizando el debate y fuera español, pensó en cargarse a Darwin.

Entonces, el monitor de nuestro grupo preguntó ¿por qué mantendríais a Darwin? Yo intervine, y ésta fue mi tesis:

En su Teoría de la Evolución, Darwin dice que las especies evolucionan basándose en la selección natural. Lo que significa que modifican “algo” en su forma de ser para poder seguir existiendo y poder sobrevivir. Si Charles Robert Darwin no hubiese llegado a ser DARWIN, Gregor Mendel se habría quedado en un monje y nada más. Las Leyes de la Genética no habrían sido postuladas y el ADN sería algo muy desconocido. Después de Mendel, muchos científicos han descubierto muchas cosas sobre cómo somos y por qué somos así. Sin conocer las Leyes de la Genética, la medicina de hoy sería una auténtica mierda. Sí, amigos, sería así. No hay que censurarlo. Sin innovaciones, muchas enfermedades serían incurables y nos diferenciaríamos de la Edad Media en que por lo menos nos lavaríamos las manos antes de examinar un cuerpo y los barberos solo se dedicarían a cortar pelo, entre otras cosas.

Después de mi tesis, me aplaudieron. Y Darwin se quedó definitivamente en el globo. En el campamento éramos tres grupos que a su vez se subdividían en dos (6 en total). Por lo que me contaron, en otra puesta en común, Darwin no tuvo tanta suerte.

Yo respeto las opiniones de los demás, pero los que todavía creen en el Creacionismo o una variante supermoderna que intenta compatibilizar ambas opiniones (una teoría y un “porque lo dice la Biblia”) deberían reflexionarlo con detenimiento.

Con el resto de los científicos, no hubo duda en que fueron grandes mentes y deberían haber existido.

Y ahora os quiero recordar, si conocéis a alguien que crea que venimos de una mujer y un hombre que fueron depositados sobre la tierra en lugar de venir de una especie superior (no un mono, que no es lo mismo), decidle que la palabra “teoría” en ciencia no tiene el mismo significado que en la vida cotidiana. “Teoría” es un conjunto de ideas que explican varios fenómenos científicos y tienen una idea en común. Además, está científicamente comprobada.

Para finalizar quiero decir que tengo muchos posts por escribir y este verano no habrá descanso. Muchos, sé que os vais de vacaciones (y yo también). Pero no hay que dejar de aprender ciencia.