En este capítulo aprendimos que desde siempre, a los ingleses siempre les ha gustado apostar. En el capítulo, los vimos compitiendo por ver quién mata más pájaros, jugando al Blackjack y hasta a los dardos. Es increíble que un inglés haga trampas, le pille Alonso, y encima se ofenda. Pero, ¿y si gana un español? ¿Habrían sabido perder los ingleses?

alonso trampas

Fuente: fotograma del capítulo 26 “Tiempo de esplendor” de la serie “El Ministerio del tiempo”.

He elegido dos apuestas de bar (que estoy seguro que Pacino conocería algunas) de parte de algunos descendientes de esos ingleses: el programa “The Real Hustle” o su nombre en España, “Los timadores”. Este programa que se emitía en nuestro canal Energy trataba de 3 expertos de las estafas que timaban a personas reales (y luego les devolvían el dinero) para que nosotros aprendiéramos a no picar en la vida real. De paso, en cada capítulo, enseñaban alguna apuesta de bar. Estas apuestas, por si a alguien le suena a chino, son apuestas en las que propones a alguien que logre hacer algo, prohibiéndole algunos gestos y que si tú lo consigues, te pagan. A veces, la clave está en las palabras, porque se cree haber oído algo que el apostador no ha dicho. Otras veces, es una forma muy ingeniosa aplicando la ciencia. Y luego unas son muy ridículas porque la imaginación no les daba para más. Os enseñaré algunas del programa para hacerlas a amigos que no lean este blog, porque si lo hacen, os ganarán.

Supernuez

La apuesta consiste en ver quién lanza más lejos una nuez de entre las que hay en una bolsa. Empieza escogiendo la víctima. Lanza y… pues donde llegue.

Turno del apostador. Coge una, lanza… ¡oh, madre mía, le ha doblado la distancia! ¡¡¡¡No puede ser!!!! ¡¡¡¡INCREÍBLE!!!!

LANZAMIENTO NUEZ PACINO.jpg

Bueno, casi el doble. Fuente: captura del vídeo www.youtube.com/watch?v=FiqOLH7WD3Y modificada por mí.

Y ahora la explicación. Hace falta ser un tramposo para ganar a este juego. El apostador ganará sí o sí, porque su nuez está trucada. Pesa más que una nuez corriente. Y ha necesitado comérsela sin romper la cáscara mucho. Después, vertió metal fundido (u otra sustancia para hacer que pese más) y la cerró. En el programa, parece que es muy fácil abrirla, así que os aconsejo que si lo vais a hacer, selladla para que no se abra por el vuelo.

Y bien, ¿por qué una nuez más pesada llegará más lejos? Por la inercia. Por desgracia hay rozamiento por el aire, y eso consigue que los objetos pesados tengan más inercia que los ligeros, esto es, cuesta más cambiar su velocidad. Decidme, ¿es más fácil frenar un carro vacío a 3m/s o un carro lleno hasta arriba a 2m/s?

Superglobo

La apuesta consiste en ver qué globo aguanta más antes de explotar por el contacto con una llama de una vela.

La víctima empieza e hincha su globo. Lo acerca y… ¡pum!, explota en un segundo o menos.

Ahora le toca al apostador. Pero primero, dejadle que beba un poco de agua. Antes de tragarse el agua, la escupe dentro del globo. Lo hincha y lo acerca a la vela.

globo vela.jpg

Bueno, esta apuesta mejor que no la hagan Pacino y Alonso. El primer globo moderno se inventó en el siglo XIX. Fuente: www.youtube.com/watch?v=9zTAZ00plGA.

Vaya, parece que aguanta. La razón por la que esto os hará ganar es por una magnitud llamada calor específico. Cada sustancia, tiene su propio calor específico. Esto es la energía necesaria que hay que añadirle a 1kg de esa sustancia para que aumente 1K (temperatura Kelvin). El del agua a 25ºC (298K) es 4180J/Kg·K. El del aire es tan solo de 1012J/kg·K, es decir, algo más de 4 veces menos que el agua. Eso lleva poco tiempo para que la temperatura aumente, crezca el volumen del globo y el látex no lo soporte.

Espero que os haya gustado. Que no os digan, “Oye, no vale meter agua en el globo”, porque no dijisteis que no se pudiera. Si no os da buen rollo apostar, hacedlo como lección de física.

La semana que viene otro post sobre la serie.

*La imagen destacada es un fotograma del capítulo 26 de la serie “El Ministerio del tiempo”.