Lo que voy a contar, lo leí hace mucho tiempo. Me pareció una historia muy interesante y divertida y lo quiero contar en este post, la víspera del Día de los Inocentes.

Las galas Inocente Inocente (programa de España) se llevan haciendo desde 1995, para obtener fondos y ayudar a los niños. Me parece una gran idea, que cada año se escojan a ciertos famosos para colársela (aunque creo que no todas las bromas son de llamarles “inocentes”, cuando les acojonan, como la que le hicieron a Ismael Beiro con la “niña de la curva”). Hay que reconocer que las del año pasado eran muy malas. ¿¿¿De verdad, hacerle creer a Manu Carrasco que todos con los que se va a encontrar ese día son doppelgangers de gente que él conoce es buena idea??? Si no se hubiera dado cuenta, no tendría ninguna gracia la broma, y como se dio cuenta, obviamente sospechaba que le estaban tomando el pelo, cosa que no tiene ninguna gracia (y acabaron la broma antes de tiempo). Veremos este año.

En 1903, hubo una inocentada genial. Algunos lo llaman el primer hackeo de la historia. Os hago una intro tipo el programa.

El inventor Guglielmo Marconi, ha estado trabajando estos años en el descubrimiento de las ondas de radio. Pero, ¿¿qué pasaría si en la demostración que va a hacer en la Royal Institution se escucharan sonidos extraños?? Nevil Maskelyne será el encargado de llevar a cabo esta inocentada.

 

Resultado de imagen de nevil maskelyne

Nevil Maskelyne, mago e hijo del inventor de los putos váteres donde hay que pagar por mear. Fuente: “hipertextual.com”.

Lugar: Royal Institution de Londres.

Desde un edificio en Cornualles, se iban a transmitir unos mensajes en código Morse a Chelmsford y luego se iban a volver a emitir para ser captados en un salón de la Royal Institution, en Londres. Allí, su amigo, el ingeniero John Ambrose Fleming recibiría las señales. Minutos antes de que comenzara la demostración, llegaron unos mensajes en Morse. Fleming estaba un poco “Beethoven”, pero su ayudante sí que lo oyó (desde luego, enviar al lugar a Fleming solo, habría sido una mala idea). Lo tradujo y el mensaje decía: “Ratas, ratas, ratas…”. Una palabra que indica desprecio. Seguido de eso, llegó poesía. Unos versos burlescos sobre Marconi que decían “Había un joven de Italia que engañaba al público”. Y si se habían quedado con ganas de más, después, vinieron citas shakesperianas sarcásticas. Ni Fleming, ni Marconi estaban contentos. Eso sí, el público que no sabía que eso no era el mensaje, aplaudía maravillado.

Marconi telegrafo.jpg

Marconi con un telégrafo sin hilos, lo que sería una radio hoy para mensajes privados. Fuente: “theregister.co.uk”.

Cuatro días después, llegó el ramo de flores, pero ni puñetera gracia para Marconi ni Fleming. Un “hooliganismo científico” (así lo dijo Fleming) había sido causado por la intercepción de los mensajes cerca de donde estaba Marconi emitiendo. El piratilla era John Nevil Maskelyne, el único gancho de la “inocentada” junto con la Eastern Telegraph Company. La “inocentada” no era para recaudar fondos, más bien para dar una lección y tocarle los huevos a Marconi.

Marconi tenía una patente “muy gorda” sobre poder usar el Código Morse, y para enviar tú mensajes con eso, debías tener una licencia. Maskelyne era un mago pro-inalámbrico de la época que en sus trucos solía usar este tipo de transmisiones como parte de mentalismo. A pesar de que no le pareciera bien, el ilusionista aun así decidió aliarse con la empresa.

Deberíais saber que Marconi estaba demostrando aquel día algo nuevo: enviar mensajes sin cables, ya que el precursor era el telégrafo, el invento de pitidos que enviaba telegramas (los whatsapps de la época), por una enorme red de cables aéreos. Eastern Telegraph Company temía hundirse si el nuevo invento de Marconi (una simple tecnología en la que se aplicaba el descubrimiento de las ondas de radio) llegaba a tener popularidad.

Al parecer, el más rabiado fue Fleming, que fue vacilado por Maskelyne en el periódico (así lo hacían, antes de que existiera Twitter): “Le recuerdo al Profesor Fleming que el insulto no es un argumento”.

En conclusión, una broma acabó en una rivalidad y odio por competir. ¿Quién tenía razón? Gracias a Marconi, hoy tenemos muchas tecnologías inalámbricas.

Aquí abajo está el vídeo donde descubrí esta historia tan divertida.

PIDO DISCULPAS POR LA CONFUSIÓN. NO FUE JOHN NEVIL MASKELYNE EL “HOOLIGAN CIENTÍFICO” SINO SU HIJO, NEVIL MASKELYNE. NO OBSTANTE, JOHN NEVIL FUE EL INVENTOR DEL INODORO DE PAGO.