Ese concepto tan surrealista que encabeza el título del post no me lo he inventado yo. En realidad he supuesto cómo se escribiría. No me burlo de nadie al escribirlo, de alguna forma surgió en el campamento de inglés al que fui, y al que dediqué un post aquí sobre un experimento mental muy interesante. Pero lo que vengo a contar es en parte serio. Esa fecha, sucedió un accidente que se llevó la vida de 31 personas, e hirió a otras 100. Sin embargo, eso no es lo que importa aquí, porque yo quiero hablar de la ciencia de lo que pasó. Y el lema de este blog es “Ciencia empírica y formal… con humor”, no “(…) con kleenex”. Así que vamos al tema y a disfrutar.

De lo que partimos es que el acontecimiento fue en una estación de trenes de Londres, St Pancras, aunque el nombre con el que se conoce dice que es en King’s Cross (justo enfrente). Creo recordar que estuve en ambas, al menos en la de King’s Cross, donde había una tremenda cola para hacerse la foto chorra del andén 9 y 3/4 de Harry Potter con el carrito incrustado. Se trató de un incendio en las escaleras mecánicas.

Investigaron lo sucedido y dieron con la explicación, cómo no, científica. Se llama el “Efecto trinchera”. Normalmente, los efectos llevan el apellido del que los descubre, pero este no. Y es que en realidad, el Efecto trinchera está compuesto de dos principios, un “Efecto” y otro principio. Por partes.

El Efecto Coanda es parte de eso. Es la justificación de que te cagues en todo cuando haces un trasvase de líquido y se derrama aunque tú atines. Además, es algo que se tiene mucho en cuenta en Fórmula 1 y aviación. Los sólidos al impactar contra una superficie rebotan. Los fluidos no: se adhieren a la superficie y se pueden separar de ella con una trayectoría similar a la de la forma de la superficie. Eso es el Efecto Coanda. Ya sabemos que los fluidos son líquidos y gases. Y esos fluidos tienen una viscosidad, que consigue que se adhieran a la superficie de un sólido como la pared del vaso.

efecto-coanda-cuchara

El Efecto Coanda curva el chorro de agua con la forma de la cuchara. Fuente: “nergiza.com”.

Lo otro es la combustión súbita generalizada o flashover. Un incendio puede acelerar su propagación así. Los combustibles que están en llamas emiten una radiación en forma de calor, y gases (ya que es una reacción química). Estos gases son inflamables y cuando alcanzan la temperatura de autoignición, arden. Esto solo ocurre si está en un lugar cerrado pero bien ventilado, algo que resulta paradójico.

El efecto Coanda es por fluidos en movimiento, y en el flashover se emiten gases. Mmmm, algo tendrá que ver. El Efecto trinchera es la habilidad que tiene el fuego de trepar pendientes rápidamente propagando gases.

Lo que ocurrió aquel día es que los escalones de madera de los que estaba hecha la escalera mecánica, la enorme cantidad de mierda debajo de ellas por la ausencia de los cepillos, que según afirman algunos, es para los ciegos (no es cierto); y el lubricante del mecanismo sirvieron de combustible cuando alguien tiró una cerilla sin apagar. Estaba prohibido fumar en las escaleras, pero en todas partes y en todas las épocas ha habido capullines de alelí a los que le resbala todo. Las llamas subían por debajo de las escaleras porque también se comportaban como gases. Luego emitían gases que autoprendieron en un pulso, alcanzando la taquilla de tickets. Pasaron 15 minutos desde que a alguien vio que había fuego hasta que ocurrió el flashover.

incendio king's cross

Así quedó el lugar hasta donde subieron las llamas. Lo de la derecha son las escaleras mecánicas. Fuente: “london-fire.gov.uk”.

Es una gran tragedia, pero gracias a ella, se descubrió un nuevo principio científico.

*La imagen destacada es de “dailymotion.com” de ez mickel.