Es ver fotos del metro hasta arriba de gente y me pongo de mal humor. Pero peor para quien viva en Madrid, que es de donde proceden la mayoría de esas fotos. El metro de Madrid hace unos años tuvo una desdicha por culpa de un enemigo que no tenían previsto: los globos metalizados.

Sí, sí, como leéis. Globos. Pero no en general, sino los que suelen vender en las calles y tiendas de golosina, ya inflados y metalizados. El BoPET o como otros llaman, Mylar, es un polímero que se encuentra en muchas aplicaciones como confeti, mantas isotérmicas o los olvidados disquetes. Pero este polímero tiene a veces una capa de metal que se obtiene por deposición química de vapor… Y conduce la electricidad. Mirad lo que pasó.

 

En el metro de Madrid, al igual que en muchas otras ciudades (Londres no) la electrificación es por catenaria: rígida o tipo tranviario (de las que son como hilo, vamos). Las catenarias siempre se sitúan en el techo y los globos flotan debido al helio. Ya habéis visto qué pasa pero, ¿por qué?

metro-valencia-empalme-cAmo

Esto es solo un foto de un metro de Valencia. Por cierto, los metros funcionan con corriente continua. Fuente: “lasprovincias.es”.

En un circuito, la corriente siempre busca el camino de menor resistencia, aunque eso implique una resistencia nula. Y cuando eso ocurre, se produce un cortocircuito. Un cortocircuito es un circuito con caída de tensión igual a cero. Podéis provocar uno si unís los polos de una pila con papel de chicle, en la silvestre forma de hacer fuego. PERO NO LO HAGÁIS! Ni en la selva ni en ningún sitio, no se juega con fuego. Es tanta corriente la que atraviesa el papel, que lo calienta hasta quemarlo, por el efecto Joule.

Si queréis otro caso, más gráfico, épico y divertido, aquí lo tenéis. Fuente: “VersaceBoyEnt 3”.

Ahora pensad a lo grande. Es un globo el que está tocando dos cables por los que circulan corrientes en sentidos opuestos y está provocando un mega-cortocircuito. Fin de la historia. Por lo visto, no solo Madrid advierte, también lo hace Bilbao. Ya sabéis, si no os enterasteis en su momento, cuando esperéis al metro porque va muy lleno, sabréis por qué están esos carteles.

prohibidos-globos-hidrogeno-metro_foto610x342

A pesar de que la explosión es brutal, no se debe a nada inflamable, ya que los globos son de gas helio, que es inerte. Fuente: “eitb.eus”.

No es otra ley absurda de esas que uno lee en webs de curiosidades, es que el peligro es real. Un cortocircuito provoca una falla en el sistema de electrificación que interrumpe el tráfico hasta que se repare.