Después de casi 4 años, he decidido actualizar el post de “Análisis fílmico: La Llegada“. Así que, si queréis volver a leerlo pero mejorado, seguid aquí.

En este post hay spoilers de la película, así que os recomiendo verla primero. Podéis encontrarla en Amazon Prime Video, en HBO y tal vez en lugares no convencionales…

Recordemos la sinopsis: Una profesora de lingüística llamada Louise Banks (Amy Adams) es llamada por el Coronel Weber (Forest Whitaker) para traducir unos sonidos emitidos por unos aliens después de que una nave aterrizara sobre Montana (un estado de EEUU). Con la ayuda de Ian (Jeremy Renner), que es un físico teórico, entrarán en la nave alienígena para averiguar una gran pregunta desvelada al final de la película: ¿cuál es su propósito en la Tierra, a qué han venido?

Si los aliens vinieran un día a nuestro planeta, ¿por qué lo harían? Existen muchas causas.

  • Colonización. Los aliens quieren habitar en otros lugares y convivir con nosotros como en Men in Black.
  • Explotación. Los aliens quieren algo material que la Tierra puede darles.
  • Comercio. Los aliens quieren montarse una paraeta en nuestro planeta.
  • Filantropía. Los aliens son buena gente y quieren ser como Bill Gates por toda la galaxia. ¿Implantarnos el chís? No empecemos, por favor.
  • Evangelismo. Los aliens son misioneros… pero sin corbata.
  • Turismo. Los aliens han venido a visitar la Tierra, y se volverán a su planeta más tarde.
  • Conquista. Los aliens quieren tener más terreno, lo típico. Puede que nos maten, es una conquista y no acabará bien…
  • Zoología, geología, etc. Han venido como si esto fuera el Bioparc.
  • Redes. Los aliens quieren hacer amistades, eso sí, con distancia de seguridad de 1,5m.
  • Estudio. Los aliens son seres con ganas de aprender sobre el universo. ¿Os imagináis la versión de Carl Sagan en otro planeta?
  • Curiosidad. Pues eso.
  • Educación. Los aliens quieren enseñarnos algo.
  • Prueba tecnológica. Quieren comprobar que su nave funciona.
  • Refugio. Los aliens están huyendo.
  • Accidente. Los aliens están PERDIDOS.
  • Tradición. Para ellos es normal ir a visitar planetas.

Entrar en la nave. Si viniera una nave alienígena y nos cedieran entrar a lo atracción turística, habría que tener varias ideas en cuenta. Una de ellas es cómo diantres subir. Cada 18 horas, se abre una puerta por abajo y gracias a un salto desde una grúa que los acerca, consiguen subir. Algo curioso es que cuando están muy cerca, la pantalla del Coronel empieza a volverse loca, como cuando intentas leer algo en el móvil tumbado. 

Me recuerda a esta escena de “Con derecho a roce”.

¿Cómo conocen la orientación las pantallas y qué haría que rotara sin encontrar la correcta la del Coronel? Dentro de los dispositivos que tienen la opción de girar automáticamente la pantalla, hay un giroscopio. Los giroscopios en los aparatos electrónicos como tablets y smartphones miden el ángulo de rotación del móvil en los 3 ejes del espacio. Esta información es útil para juegos y para hacer panorámicas, entre otras aplicaciones.

Este vídeo grabado por mí, muestra un giroscopio grande en funcionamiento.

Para que una pantalla se volviera loca de ese modo, la nave debería tener una tremenda masa que pudiera tener una fuerza gravitatoria considerable respecto a la de la tablet y pudiera engañarla. De esta forma, la tablet se vería influenciada por la atracción terrestre y la de la nave. El giroscopio, suele ir de la mano del acelerómetro, otro componente electrónico que mide la aceleración del móvil.

¿Pero y si me intoxico allí? Otra de las cuestiones al entrar en un espacio extraterrestre es si dentro hay altos niveles de radiactividad o si hay algún gas tóxico. Pero hay solución para esto, afortunadamente, aunque no es 100% efectivo. Cuando acceden a la nave alienígena llevan un canario (no hagas el chiste…) en una jaula, algo que nos podríamos cuestionar. Lo cierto es que mucho antes de que se inventaran medidores electrónicos, se usaban canarios en las minas que advertían con cierta antelación a los mineros, si había monóxido de carbono, un gas tóxico para los humanos y para los canarios. Aunque para estos, los síntomas aparecen antes. De ahí, que aquí se esté usando canarios, aunque insisto, existen los medidores electrónicos.

En el caso de haber radiactividad, bastaría con usar un contador Geiger. Si la dosis es alta, sabrán que es peligroso quitarse el traje.

Esto es un contador Geiger. Fuente: “es.wikipedia.org”.

En fracciones, todo queda más claro. Hay que tener en cuenta un aspecto importante: las matemáticas son universales pero los números no. No esperes que un alienígena venga y te diga 3 + 2 = 5, porque esos símbolos nos los inventamos nosotros, no están en la naturaleza. Ellos hacen lo mismo; se puede enviar un mensaje matemático pero sin usar símbolos, por ejemplo, gráficamente.

El físico teórico Ian, tras observar un mapa de 3 dimensiones con puntos, descubrió que el espacio negativo representaba un número: 0,083333… Se trata de un número decimal periódico mixto. Decimal porque tiene cifras después de la coma. Periódico mixto porque algunas de esas cifras se repiten infinitamente, pero no todas. Tan sólo el 3 se repite, el 0 y el 8 no. Pero a pesar de ir “hasta el infinito”, el número es racional, lo que significa que se puede representar en forma de fracción. Yo te explico cómo.

El número bien representado es 0,08͡3.

Se coge el número sin coma y se resta la parte no periódica. 83-8=75

Después: se cogen tantos nueves como cifras periódicas (en nuestro caso sólo el 3) y tantos 0 como cifras no periódicas (de los decimales, y acordaos del 0 decimal) –> 900

Se ponen en forma de fracción y se simplifican tanto como sea posible.

75 / 900 (:75) = 1 / 12.

Una forma de decir “poneos de acuerdo, que sois doce”. Fuente: fotograma de la película “La Llegada”.

Un doceavo es la parte que representan los investigadores de Montana, ya que son 12 lugares (Dinamarca, Australia, Pakistán, Venezuela, Japón, China, Sierra Leona, Sudán, Mar Negro, Reino Unido, Siberia y la de EEUU) los que tienen naves y necesitan hacer algo importante: cooperar, algo bastante complicado cuando no hay un líder único. Entre toda la información que recauden los doce campamentos, deberán cumplir con el objetivo que pretendían los aliens.

Cada uno con lo suyo. Los que estáis leyendo esto ahora mismo, lo hacéis en un idioma: el castellano. Entre otras cosas es una lengua lineal que se escribe de izquierda a derecha y cada unidad separada de la otra es una palabra. Para los heptápodos (de siete patas) la escritura es circular y no tiene comienzo ni fin cada anillo, que expresan una frase cada uno. La búsqueda de patrones entre anillos dedicándole el suficiente tiempo ayudará a encontrar las palabras que han querido decir y así crear un diccionario. Se dice que su escritura es semasiográfica, que según dicen, expresa un significado pero no tiene sonidos. Es como cuando Prince, se cambió el nombre por un símbolo. ¿Era impronunciable? Obvio. ¿Significaba algo? Sí, “el artista antes conocido como Prince”. Además de que no hay relación entre lo que un heptápodo dice (los ruiditos que emiten) y lo que escribe (los anillos).

14800034848231501822098

Estamos en ello, ya casi podemos escribir novelas en heptapodés. Fuente: cineenlinea.net

Explicación al final. Sin duda el trabajo en equipo dividido en 12 solventaría antes la comunicación entre los heptápodos y los humanos. Lo que querían hacer los extraterrestres era practicar un juego de suma cero. Una especie de situación en la que dos seres o grupos de seres pierden y a la vez ganan algo, es decir, se compensa la pérdida con una ganancia. Los aliens han venido para enseñarnos su idioma y hacernos la posibilidad de ver el futuro. A cambio, nosotros deberemos ayudarles, (no nos cuentan con exactitud por qué) cuando pasen 3.000 años. ¿Ver el futuro? Sí, porque a pesar de que para nosotros el tiempo es lineal, para ellos el tiempo puede tener saltos y ver qué va a suceder y reaccionar antes de tiempo. Por lo visto, esa hazaña no les permite salvarse ellos solos. Tal vez sea, aunque no se mencione ni se insinúe, por el Principio de Autoconsistencia de Novikov.

Así que: lo que pensábamos al principio de que la prota tuvo una hija que murió de cáncer no es ‘tuvo’ sino ‘tendrá’. Su marido será el físico teórico (Jeremy Renner). Esto explica que:

  • El padre las abandone porque la madre previó que su hija moriría de algo muy grave y no podía creerla.
  • El proyecto de la niña “Papá y Mamá hablan con los animales” salió a raíz de que la niña escuchó la historia que sus padres le contaron.

Además, como Louise es la que ha recibido la habilidad de anticiparse a los hechos, convence al General chino que aborte la declaración de la guerra repitiendo las palabras que dijo su mujer antes de morir. 

“La llegada” es una gran película en la que números y letras se juntan para resolver un problema bastante complicado como puede ser conversar y entender a seres que no hablan nuestro idioma. Como regalo final, os dejo un vídeo de Early Universe en el que explica cómo hablar con un alien.

*La imagen destacada la he extraído de “konexion.com.mx”.